Las gargantas del río Jerte

Alfonso J. Rodríguez Jiménez

Doctor en Ciencias Biológicas

Diapositiva1

     Ya desde su cabecera y a lomos de un sustrato granítico, el río Jerte se ve nutrido a lo largo de su recorrido por las afluencias de arroyos que en su discurrir por las laderas formaron lentamente profundos collados que a su vez se fueron encajando cada vez más, dando lugar a las gargantas.

Diapositiva2

     Los potentes procesos geomorfológicos asociados a las gargantas derivan de la abundancia del agua que por allí discurre fruto de las abundantes precipitaciones (más de 1800 mm anuales) a lo que hay que añadir lo abrupto del terreno y las acusadas pendientes. El resultado es una amalgama de elementos geomorfológicos: confluencias, afluencias, cascadas, pozas, pilones, marmitas, bloques, cantos, gravas…

     El encajamiento de la masa de agua en las laderas da lugar a zonas con microclimas húmedos y en parte a salvo de rigores extremos invernales y sobre todo estivales. El resultado es un compendio de flora de ámbito eurosiberiano con especies propias de laurisilvas relictas supervivientes a períodos cálidos y fríos; así como otras de ámbito mediterráneo en los tramos más bajos.

Diapositiva4

Diapositiva5

Diapositiva6

Diapositiva9

Diapositiva8

     Las aguas discurren durante todo el año, si bien, los arroyos ven mermados sus caudales durante la época estival. Aun así en las umbrías el agua se mantiene en torno a los 18ºC (admitiendo más oxígeno disuelto que en aguas más cálidas); llo unido a su dinámica las convierte en oligotróficas (con escasos nutrientes, claras y oxigenadas).

En verano, cuando el flujo se remansa, en algunas partes del cauce pueden acumularse algo de sedimentos (elementos inorgánicos mezclados con restos de broza) formando un tapiz en las zonas de las rocas menos sometidas al incesante flujo de las aguas, dando lugar a un curioso ecosistema (pecton). Al raspar esta lámina y observarla al microscopio óptico se hallan: elementos minerales, detritos (restos vegetales y animales), algas cianofíceas, algas clorofitas, algas diatomeas, protozoos, hirudíneos, nematodos, copépodos y larvas de insectos (sobre todo dípteros); estableciéndose entre ellos un complejo abanico de interacciones.

Diapositiva11

Diapositiva10

Alfonso J. Rodríguez Jiménez

Doctor en Ciencias Biológicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: